Deportes

Courtois, el lateral goleador de niño convertido en muro del Real Madrid de Zidane

  • “Metía goles, bastantes”, narraba Courtois entre brindis por un futuro de éxitos con el R. Madrid

Es verdad que el portero a primer aspecto impresiona, tan espigado, con trazas del jugador de voleibol que fue, como su padre. Uno de los convidados a aquel almuerzo le bromeó sobre sus posibilidades en el área contrincante, lo bien que le iría rematando los córners, por poner un ejemplo. Él respondió que tenían razón; y que de crío, en sus comienzos en el futbol, subía mucho a rematar. Por entonces, eso sí, jugaba de lateral, una situación extraña asimismo por su estatura. «Metía tantos, bastantes», narraba entre brindis por un futuro de éxitos vestido de blanco.

Esta charla vino a la memoria de los presentes el pasado quince de diciembre, cuando, sin aguardarlo, vieron a Courtois subir con resolución al último saque de esquina del Valencia-la capital de España, en Mestalla. Perdían los blancos 1-0, tras dominar la primera parte sin puntería. El meta belga no miró ni al banquillo, ya antes de tirar cara la portería contraria. «Fue resolución suya», explicaría entonces Zinedine Zidane, contento con el empate final. El tanto de Benzema vino de un rechace provocado por el remate violento de Courtois, un rascacielos irrefrenable para la defensa valencianista. Su presencia ocasionó el desconcierto del contrincante, sin efectivos ni centímetros suficientes para frenar al inopinado delantero.

Espera Zidane que no necesite su equipo de soluciones tan extremas esta noche, a pesares aun de las bajas de Benzema y Bale. Courtois bastante faena debería tener en su puesto, parando a la delantera de Celades y liderando su zaga, como lleva haciendo varias semanas. Su subida de nivel, con paradas esenciales en todos y cada jornada, y la mejora general del trabajo protector han tolerado al la villa de Madrid sostener la cabeza de la tabla, empatados con el F.C. Barcelona.

En verdad, el belga aparece asimismo al frente de la clasificación de los menos goleados, al lado de Oblak, algo poco frecuente en los últimos tiempos en los porteros blancos. Desde dos mil ocho no gana el trofeo Zamora un jugador del la capital española (Casillas). Courtois lo quiere, mas ya antes otros. La Supercopa, sin ir más allá.

Share: